Info No Land Recordings (2 cds)


No Land Recordings
(2007, acuarela)

Uno de los mejores álbumes del año 2007 según Rockdelux, Periódico Público, Mondosonoro, Era Magazine...
One of the best albums of the year 2007 according to Rockdelux, Público Newspaper, Mondosonoro, Era Magazine...

UNCUT MAGAZINE ***

NOTION MAGAZINE

THE SUNDAY TIMES ***

75ORLESS

NEW MUSICAL EXPRESS

CLASH MAGAZINE

UK PRESS ASSOCIATION ****


VILLAGE VOICE (NEW YORK MAGAZINE)

HANX MAGAZINE

PINKUSHION

EL CULTURAL (EL MUNDO - ENTREVISTA)


ROCKDELUX
ROCK. "A Singer on The Loose", Un Cantante Anda Suelto, exclama Remate desde su nuevo álbum doble, y el formidable resultado invita a seguir aplaudiendo las tribulaciones y andanzas de este inspirado escritor de canciones. Dividido en dos partes (Beetle & Bird), No Land Recordings alza 25 canciones que funden con admirable coherencia rock tóxico, blues, country, pop de dulces aguijones y una autoridad que le permite revisitar cancioneros ajenos con una firme personalidad ("The Beast In Me", de Nick Lowe, y "Joy Without Pleasure", del siempre bien recibido Daniel Johnston). La magnética "Dinosaurs" destapa el abultado cofre y Remate mueve la batuta con piezas de conseguidos vaivenes y una narrativa cuidada: "Love At First Sight", "Firefly", "Kitty And Her Beautiful Lady" o un "Take Advantage" que cuenta con el concurso de Gary Louris en los coros. Es un detalle lógico si se tiene presente que detrás de la producción se encuentra el ubicuo e hiperactivo Paco Loco, artista -no acotemos solo la definción con el termino "productor"- que ya cuenta con un puñado de magníficos álbumes entre sus créditos. Como es habitual en sus producciones, Loco no se queda quieto en la sala de controles y contribuye también como instrumentista para redondear un sonido envolvente, rico, que saca punta al brillante cancionero de Remate. "I could always trust tambourine man" ("Siempre pude confiar en el hombre de la pandereta"), advierte el músico en otro de sus versos. Y con esta reveladora luz vigía en su trayecto, las postales siempre tienen una iluminación especial, hipnótica y muy viva. Hermoso trabajo; la primera punta de su recomendable discografía. (Dimas Rodriguez).

METRÓPOLI (EL MUNDO)
DISCO DE LA SEMANA ****
Ya se sabe que en el periodismo musical prevalece la ironía sobre cualquier otro concepto o idea. Hay ciertas frases que se han retorcido tanto que han conseguido que signifiquen justo lo contrario a su sentido original, y algunos parecen congratularse de ello. Es el caso de madurar, por ejemplo. En el diccionario se puede leer su acepción: «Adquirir pleno desarrollo físico e intelectual» y «crecer en edad y sensatez». En el maravilloso mundo de las críticas de discos, en cambio, es ser un rollo y un pesado, abandonar lo que te hizo excitante en un primer momento y pasar a formar parte de la lista de artistas aburguesados y autocomplacientes. Sin embargo, pocas palabras definen mejor el momento actual de este cantautor asturiano que el madurar de marras. Poseedor de una estimable trayectoria musical ejemplificada en sus tres álbumes anteriores, Remate parece desprenderse en este No Land Recordings de cualquier ropaje para dar paso a un artista genuino con voz propia (en el sentido literal y figurado de la palabra) que se despliega en un álbum doble sin desperdicio alguno, subdividido en dos mitades (Bird y Beetle) y que, milagro, no se hace más largo de lo que en realidad es. Por supuesto, se trata de su mejor trabajo y el que más fácil se disfruta, sin que por ello pierda ni un ápice de la autenticidad que se ha ganado estos años. El sonido es estupendo (lo ha producido Paco Loco), con abundancia de pianos, guitarras acústicas y eléctricas, banjos y coros, pero sigue sonando casero, que es lo que le da vida. Las influencias aún están ahí, claro: Howe Gelb, Neil Young, Bob Dylan, Lambchop... Aunque da igual, porque no eclipsan la personalidad de un músico que se mueve como le da la gana por el rock más crudo, el folk, el blues y hasta el gospel y el pop. Por Nacho Ruiz.

MONDOSONORO ****
FOLK. Remate siempre se ha mostrado como un músico prolífico que, desde su puesta de largo con ”Deconstructin’ Mood”, no ha fallado a la cita anual con su público: cuatro discos en cuatro años con salto mortal incluido en su estreno con Acuarela, este “No Land Recordings” que -hay que tenerlos bien gordos- llega en formato de doble compacto. Sin embargo, Remate puede ser valiente pero no tonto, y esta colección de veinticinco canciones, versión del “Joy Without Pleasure” de Daniel Johnston incluida, llega en un momento de madurez para el músico madrileño en el que se hacía necesario dar un paso al frente que le colocase en cabeza de carrera. Paso que ha dado en su apuesta por el formato doble, pero también en lo que respecta a arreglos y composición. Porque si “Ballads Don’t Change Things” y “On Junk” le pusieron en la senda de los grandes nombres del neo folk americano, su cuarto disco abre la ventanas para airear un disco que ya no es tan adusto y por cuyas rendijas se cuela el clasicismo pop beatleliano -el arranque pianístico y los falsetes de “Dinosaurs” son sintomáticos- entre arrebatos de los dos Cohen -Leonard y Danny-, Jeffrey Lewis o el omnipresente papá Dylan. Todos ellos compañeros de un viaje que Remate comenzó de la mano de esa Loco Band formada por Paco Loco, Muni, Gary Louris… y que, una vez escuchado el resultado final, tiene mucho que ver en su sobresaliente huida hacia adelante. (Luis J. Menéndez)

PERIÓDICO DE CATALUNYA ****

SUPERNOVAPOP

Escarabajos y pájaros. Símbolo de lo terrenal. Símbolo de lo etéreo. Lo feo frente a lo bello. O las dos cosas al mismo tiempo. Hay escarabajos que vuelan, afirma Remate. También hay pájaros que no pueden volar. Quizá por eso el último disco de Remate es tan dispar. Quizá, en el mundo de Remate, el escarabajo es un ser más bello que ese de color sangre de la portada. Y, por el contrario, los pájaros son en su mayoría de mal agüero. Cuervos. Cercanos a Dios. Con negras intenciones. Pero esto son sólo conjeturas. Intentos de entrar en la mente que ha ideado uno de los mejores discos nacionales de lo que va de año. Las veinticinco canciones que componen este No Land Recordings, repartidas en dos cds (uno llamado Beetle, uno llamado Bird) presentan un nuevo mapa de la geografía Remate totalmente nuevo. Y fascinante.
En este nuevo paisaje, mirando con la perspectiva del escarabajo, Remate no experimenta únicamente con sonidos, sino que también juega con las estructuras. Se olvida del concepto de canción como algo encorsetado y, tan pronto dota a retales de canción con entidad propia - "One-Eyed Land I"- como se deja llevar por la canción hasta que se agota, únicamente para hacerla arrancar de nuevo -Love at first sight- como escribe la canción pop más brillante de su carrera - "Dinosaurs"-. Treinta y ocho minutos y catorce canciones de recovecos y meandros para perderse en una región donde han estado Dylan, Wilson,
Smith (Elliot), Daniel Johnston y Nick Lowe.
Más uniforme el sonido, más gris el ánimo, más espirituales los coros, más fronterizas las guitarras. Así es el territorio del pájaro. Negro, por supuesto. Decepción más que desamor. Esperanza -Swinging (Rewinding)- tras la depresión -Unknown Howl-. ¿O son simplemente recuerdos? Quizá este segundo tramo del viaje no se aleje tanto del discurso al que nos tenía acostumbrado Remate. Pero el acompañamiento de la banda de Paco Loco a lo largo de todo el trayecto dota, sobre todo a estas canciones, de una fuerza que no tendrían en formato freak-folk. Porque a veces lo importante no es saber vestirse, sino saber cómo vestirse.
Versiones, colaboraciones... nada de eso importa. No Land Recordings marca un antes y un después en la carrera de Remate. Un salto al vacío que ha salido bien. Y un artwork de lujo. (9/10)

NOTODO
- Especial

ERA MAGAZINE
- Especial

MUZIKALIA
- Entrevista
- Crítica concierto
- Crítica disco

- Entrevista